Entradas

Cómo mirar a una flor o al mundo

Imagen
¿Te has preguntado cómo ven los demás lo mismo que tú estás observando? ¿O si ese paisaje, esa persona o esa costumbre es la que cambió o cambias tú mismo? "Vemos el mundo como somos", pero también nosotros tenemos la opción de mirar de diferentes formas el mundo. ¿Por qué no intentarlo? Mirar las cosas con perspectiva nos ayuda a tener varias visiones, más opciones para decidir, y mejor aún, encontrar entre ellas lados positivos para asumir mejor la realidad.
El mismo objeto, la misma situación o la misma persona,sin apenas moverse, cambia según la forma en que se mire, según los matices. Existen juegos psicológicos que nos hacen dudar de lo que estamos viendo ¿cómo puede fusionarse la imagen para crear varios resultados?, todas las percepciones son igual de correctas, nos quedamos con la que más nos guste. Hagamos lo mismo con la vida. (abajo dejo unas imágenes de este tipo de juegos visuales)

Veamos el ejemplo de una flor: "Una flor nace en un campo, sin moverse, como …

Azar, Destino, X

Imagen
A menudo, señalamos las líneas que vamos a seguir como si se tratase de un camino de pistas para salir de un laberinto o las casillas que marcar en la próxima apuesta de lotería. Jugando al azar, por el miedo a equivocarnos con la decisión.
Pero está bien errar, y mejor acertar. Sobre todo es bueno atreverse a elegir y no dejarlo todo en manos del azar y del destino; sí, el destino es muy terco y escurridizo y casi siempre se sale con la suya, pero no está de más echar una mano de nuestra parte, echarnos una mano, asegurar que el destino se quiera salir con la nuestra, más que con la suya, y si no lo llegamos a conseguir, que al menos no se diga que no lo hemos intentado.
Muchas veces, resulta eso de patear el balón cual primerizo en días de fútbol, y marcamos gol. Otras, la portería se nos emborrona en los ojos y no vemos más que el campo embarrado, pero si hacemos las jugadas con seguridad, es más fácil anotar puntos que si nos permitimos resbalar y no levantar, dejando rodar el baló…

Sensaciones

Imagen
Lo sencillo: chascar los dedos; ronchar un caramelo; radio de fondo; zapateo de prisa sobre el asfalto; ladridos de perro a la llegada; arrullo de gato por la espalda; cerrar los ojos en la imaginación.

Lo particular: sabor dulce de de dormir o amargo de despertar; aroma excitante; surcos de carmín en la comisura; nudillos entrelazados; discos de hace años sonando; crepitar de la chimenea; felpa en la almohada; la voz de mamá.
Lo superfluo: el viento con las olas o con las hojas; rayos de sol de invierno, tormenta de verano; el timbre de la entrada o la salida; tierra en los zapatos; agua chorreando pierna abajo; murmullo multitudinario; humo de tabaco; un jadeo apurado.
Lo profundo: una caricia inesperada; un beso robado en los labios; exprimirse en un abrazo; pestañas que se rozan entre miradas; tu piel en la mía, y la carne; notas desdibujadas; aguantar las ganas.



Balance fin de año

Imagen
Este año creo que es el de agradecer y apreciar.

Dar gracias por todo lo que tenemos, somos afortunados y muchas veces nos cuesta verlo.
Estamos rodeados de lo que de verdad vale, de personas, de momentos, de emociones... Pero muchas veces insistimos en lo que nos falta, normalmente en cosas materiales, ¿qué tenemos? ¿y qué no? Basta ya de preguntas absurdas.
He visto reír a dos sintecho brindando en una esquina con un vaso de cartón, abrazados, cálidos con la compañía del otro. He visto llorar a dos hermanos que no se hablan, cuando mirando al plasma, comprobaban que no les había tocado el gordo de navidad, y ni siquiera se miraron para celebrar lo que tenían al lado, el verdadero premio.
"No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita".

No soy fan de la Navidad, pero si algo me gusta de esta fecha es la reflexión que nos invita a hacer. Y los regalos. Los regalos de verdad, no los que se esconden bajo el papel brillante.
"El regalo no está en el paquete que …

Varios efectos del amor

"Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde, animoso.

No hallar, fuera del bien, centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso.

Huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño.

Creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño:
esto es amor. Quien lo probó lo sabe."


Lope de Vega


Que no nos queden palabras por decir

Imagen
Quiero comunicar a voz en grito, a medio mundo, que no nos queden palabras  por decir, ni besos por dar. Porque acabarán desapareciendo en la nada, nos quedaremos con las ganas.

Porque al tragar los besos tienden a saber  amargos y con el tiempo se añejan y nos pudre por dentro. Sin embargo, al entregarlos desaparecen o se convierten. Y por lo general las transformaciones son sabor a limón y miel, que siempre es menos amargo que la hiel.

Porque  aquello que no expresemos se acaba  haciendo bola en la garganta y su digestión es pesada, enfermiza y hasta mortal si nos ponemos dramáticos. Pero al lanzarlas, provocan reacción, a veces una bofetada que te marca unos días, otras abrazos infinitos.

Yo me pongo a sopesar los resultados y merece la pena, en serio, es mejor. Son más las veces que me arrepiento de callar que de hablar, y más si en ello me juego algo importante, no una carta o todo mi dinero, algo más profundo como una caricia, un silencio de ojos cristalizados, un beso o la tor…

Quien lo probó, lo sabe

Imagen
Las personas no somos de creer porque sí,  necesitamos pruebas sentidas en las  propias carnes. Nos está entrando continua información por todos los sentidos, hasta por las venas. Escogemos a placer, o al azar, como deshojando margaritas, esta sí y esta no, nos dejamos  llevar. Y lo que no podemos ver lo  eliminamos.
Por eso cuando probamos el amor por primera vez nos puede dejar sabor a nada, porque no lo vemos ni lo creemos, no lo dejamos ser.

A veces hay que creer para ver, crear para sentir, para vivir.

Pero somos demasiados incrédulos, y vemos con las gafas que queremos, o con las que compramos porque nos las vendieron muy bien, pero pocas veces lo hacemos con las que corresponden. Y lo mismo sucede con escuchar, nos tapamos los oídos, o nos entra por uno y nos sale por otro, y nos quedan restos desordenados que no encajamos. Y nos suelen llegar muchas palabras, con lo cual es complicado. Nos gritan para ahuyentar, nos susurran para atraer, como cebo, como trampa. Y entonces nos …